Por qué pedir un préstamo rápido debería llevarte más de 10 minutos

Los préstamos rápidos son un servicio de financiación que suele anunciarse con frases publicitarias como “consigue 300 € en 10 minutos”. En el anuncio, la cantidad del préstamo suele variar entre los 200 y los 1.000 € y los tiempos no suelen superar los 15 minutos.

¿Es realmente posible conseguir un préstamo en tan poco tiempo?

Aunque cabría preguntárselo, sí lo es si el consumidor tiene una cuenta bancaria en la misma entidad que el prestamista. Generalmente, los prestamistas pueden comprometerse a enviar la transferencia en un determinado tiempo. De hecho, aunque la publicidad diga 10 o 15 minutos, lo normal es que los términos y condiciones estipulen un plazo de hasta 24 horas.

Pero lo que queda fuera del control de los prestamistas son los plazos necesarios para que la transferencia de dinero entre entidades se realice. Hasta hace poco tiempo, estos plazos solían prolongarse de 3 a 5 días, pero en la actualidad lo cierto es que se pueden hacer muchas transferencias en menos de 24 horas. Por lo general, si la transferencia se ordena por la mañana, llega en el mismo día y si se hace por la tarde, al día siguiente. Pero a pesar de esta aceleración de las transferencias, lo cierto es que solo en aquellos casos en los que la cuenta de origen y la de destino pertenezcan a la misma entidad, el traspaso podrá ser instantáneo o al menos dentro de esos 15 minutos.

En todo caso, lo que los prestamistas pueden afirmar es que ellos van a tardar menos de ese tiempo en tomar una decisión. Otra cosa será lo que tarde el dinero en llegar a tu cuenta.

¿Cómo es posible una toma de decisión tan rápida?
Cuando se va a pedir uno y tras haber visitado los comparadores de préstamos rápidos oportunos, uno suele encontrarse con un formulario muy sencillo, dividido en dos o tres pasos. El último paso suelen ser las comprobaciones bancarias. En él suele haber dos sistemas el automático y el manual. El automático consiste en que el prestamista tenga acceso a los movimientos de la cuenta del usuario de modo que haciendo uso de sus tablas estadísticas sobre riesgos, las entidades pueden tomar la decisión en unos segundos. De esta forma, prácticamente en cuanto el usuario envía sus datos, el prestamista envía un correo electrónico o mensaje SMS con una oferta de préstamo personalizada.

Si se opta por la comprobación manual, el usuario deberá enviar algunos documentos. La burocracia es muy sencilla y escasa, pero seguramente el trámite se alargue algo más que esos 10 o 15 minutos.

Ahora que ya sabemos cómo es posible, vamos a ver por qué seguramente sea mejor tardar un poquito más.

Cuatro razones por las que pedir un préstamo debería llevarte más de 10 minutos

1. Un préstamo es una decisión seria
En primer lugar, no debemos dejar que pedir un préstamo sea el resultado de una decisión impulsiva. Es algo que debemos pensar detenidamente y valorar lo que nos va a costar.

2. Más rápido, suele ser más caro
Los consumidores siempre deben comparar. Hay muchas webs para ello con reseñas, análisis, etc. Si se escoge lo primero que se ve, simplemente será cuestión de suerte haber conseguido una buena opción.

3. Seguridad
La opción automática para comprobar la solvencia de los usuarios, suele conllevar que el usuario ceda sus datos de inicio de sesión en la cuenta. Ya de por sí, esto es sospechoso, pero, lo cierto es que si la empresa es seria y tiene sede en España o en un país europeo, la ley nos va a proteger y lo normal es que no se trate de una estafa.

Existen softwares que permiten sacar los datos de la cuenta bancaria, sin tener acceso a la realización de movimientos y que borran los datos de acceso tras efectuar su función. Son softwares externos a los prestamistas, con lo que ellos jamás van a poder sacar dinero de nuestra cuenta sin nuestro permiso. Pero aun sabiendo que estos softwares existen y que son seguros, desde el mismo momento en que cedamos nuestros datos a un tercero, el banco se va a desentender de sus responsabilidades sobre nuestro saldo.

Esto quiere decir, que si por mala suerte alguien consigue nuestros datos y hace movimientos en nuestra cuenta, el banco se escudará en que nosotros le facilitamos nuestros datos a un tercero y, por tanto, no tiene responsabilidad. Las probabilidades son muy bajas. Es muy raro que alguien consiga nuestros datos, sobre todo si asumimos que realmente la empresa de créditos con la que hemos trabajado es de fiar. De hecho, si no hacemos esta asunción mejor será pedir el crédito en otro lugar. Pero en todo caso, la acción tiene sus consecuencias.

4.    Hay que leer el contrato con cuidado
Las webs de préstamos rápidos, están obligadas a informarte claramente de cosas los intereses que vas a pagar en total, el TAE, la cantidad total que tendrás que devolver o la fecha de devolución.

Por lo general, verás todo esto simplemente utilizando el simulador que todas tienen en sus páginas de inicio. Si bien es cierto que esta es la información principal y más importante, si vas a pedir un préstamo debes leer cuidadosamente los términos y condiciones, donde te informarán de si tienes la opción de ampliar el plazo de devolución, cuál sería la tarifa por tal opción, qué tipo de interés te aplicarían si te retrasases en el pago, qué tarifas a mayores deberías abonar en ese caso, y algunas otras cuestiones importantes.

Por mucha prisa que te corra conseguir el dinero, leer el contrato completo solo retrasará la operación unos minutos, así que hazlo.

En resumen

Los préstamos rápidos, son rápidos si los comparamos con los préstamos que podemos obtener en nuestro banco. Lógicamente también son más caros, ya que esta reducción de los tiempos significa un aumento de los riesgos del prestamista. Sin embargo, por rápido que pueda parecer el proceso cuando entramos en una web de un prestamista, hay razones para tomarnos nuestro tiempo y tomar una decisión pausada. Con todo, si al final decidimos que nos interesa el préstamo, conseguiremos el dinero en muy poco tiempo, pero lo haremos siendo más conscientes de nuestras obligaciones y de lo que nos va a costar.

Source: huelva24.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *