¿Cómo elegir el mejor préstamo personal?

Ahora que las entidades financieras tienen el grifo del crédito prácticamente cerrado, es más importante que nunca el saber elegir el mejor préstamo personal, el que mejor se adapta a nuestras necesidades y posibilidades para poder reclamar a la entidad correcta y no recibir una negativa por respuesta.

Por ello, vamos a ver cómo elegir el mejor préstamo personal:

1) Se debe ser responsable

Lo más importante es que no se debe de pedir un préstamo personal a no ser que sea estrictamente necesario, y sólo para cuestiones de necesidad no de capricho, porque el mayor problema que tienen los préstamos personales es que hay que devolverlos.

2) No pedir más de lo que se puede devolver

Hay que realizar un análisis profundo de las cantidades que se pueden asumir al solicitar un préstamo personal, y no dejarse llevar por una posible racha de buena suerte económica. La clave está en calcular las cantidades asumibles en momentos de dificultad, no de bonanza.

3) Elegir el mejor tipo de interés

El interés es uno de los puntos claves, aunque no el único importante, a la hora de solicitar un préstamo personal, por lo que se debe de poner especial empeño en encontrar aquel mejor ajustado. Es conveniente mantener dos-tres alternativas para poder valorar otros parámetros.

4) Evaluar otros parámetros

Además del tipo de interés hay que valorar otros aspectos importantes a la hora de solicitar un préstamo personal, como pueden ser el plazo de amortización, las comisiones cobradas, las vinculaciones obligadas o las ventajas que se pueden tener al ser cliente.

5) Acudir primero a nuestra entidad

Una vez que hemos conseguido la mejor oferta del mercado acorde a nuestras necesidades y posibilidades, es el momento de solicitarla por escrito y llevársela a nuestra entidad, a aquella con la que trabajemos habitualmente. Siempre estaremos en mejores condiciones con ellos que con otra entidad a la que acabemos de llegar.

Así de sencillo, en cinco pasos podemos dar con un préstamo personal interesante para poder satisfacer nuestras necesidades y hacer frente a las cuotas que nos genere sin ahogar totalmente la economía de nuestra familia de una manera fatídica y de difícil recuperación posterior.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *